Language
Now in Minsk   The weather in Belarus

Inicio Sobre el país Historia

Belarús y su historia viva

Los primeros seres humanos en las actuales tierras belarusas aparecieron hace unos 100.000 años. Los antiguos asentamientos de los hombres primitivos del paleolítico fueron descubiertos en las riberas del río Sozh y Pripyat en la región de Gómel y  se remontan a 26-24 milenio a. n. e. Los artefactos de la Edad de Bronce encontrados por los arqueólogos en Belarús indican que las principales actividades de la población local desde los tiempos remotos eran la agricultura y la ganadería.

Viajando por Belarús se puede repetir la famosa ruta “de los varegos a los griegos”. San Andrés el Apóstol fue uno de los primeros quien hizo esta ruta. Esta importante vía fluvial fue una pieza clave para la formación del estado eslavo oriental conocido en los manuales de historia como la Rus de Kiev. Pólotsk fue uno de los fundadores del Estado belaruso y el centro espiritual del país. Es una de las ciudades más antiguas de Belarús y hoy día es una verdadera “Meca turística”.

El Gran Ducado de Lituania formado en los siglos XIII-XIV fue un estado poderoso que resistió las amenazas externas. En la Edad Media Belarús fue llamada “tierra de castillos”: en cada 20 — 30 km estaban  ciudades y pueblos fortificados, bajo el amparo de los cuales se reunía la población de los alrededores. A finales del verano de 1385 se proclamó la Unión de Kreva, una unión dinástica entre el Gran Ducado de Lituania y el reino de Polonia. Como resultado de la unión las fronteras del estado unido se extendieron hasta el Mar Negro gracias a las tierras ucranianas, belarusas y rusas.

Los términos de la Unión de Kreva estuvieron vigentes hasta 1569, cuando Lituania y Polonia firmaron la Unión de Lublin que unió ambos estados en la Mancomunidad de Polonia-Lituania. Este acontecimiento dio un nuevo impulso al desarrollo de las ciudades belarusas. Así, durante diez años Grodno fue la residencia real de Stefan Batory, monarca reinante de la Mancomunidad. En Belarús se construyeron nuevos castillos y complejos monásticos.

En 1772 se produjo la primera partición de la Mancomunidad de Polonia-Lituania, y algunas tierras entraron en el Imperio ruso. En 1793 y 1795 tuvieron lugar dos particiones más, después de las cuales la Mancomunidad dejó de existir y desapareció de la escena política. El acto de abdicación de la corona por Stanislav Augusto Poniatowski, el último rey de la Mancomunidad, fue firmado el 25 de noviembre de 1795 en el nuevo castillo real en Grodno.

Cabe señalar que el fin del Imperio ruso también está relacionado con Belarús: en febrero de 1917 la ciudad de Moguiliov se convirtió en la tercera ciudad más importante de Rusia y su capital militar después de San Petersburgo y Moscú. Fue aquí donde Nicolás II pronunció el discurso de despedida del ejército ruso. El 21 de marzo el último zar ruso tomó el tren en la estación de Moguiliov donde le comunicaron sobre su arresto.

En 1941 Belarús fue uno de los primeros países en recibir el ataque fascista, perdiendo en la Gran Guerra Patria a cada tercer habitante. Los símbolos de la valentía del pueblo belaruso son la Fortaleza de Brest que fue galardonada con el título de Fortaleza – Héroe, y Khatyn que guarda la memoria de 600 aldeas belarusas quemadas por los fascistas. Los monumentos “Campos de Buínichi” se convirtieron en el centro de educación patriótica de la juventud donde durante 23 días los voluntarios mantuvieron la defensa de Moguiliov, y la “Línea de Stalin”, parte restaurada de la zona fortificada de la región de Minsk. Los museos al aire libre en la región de Vítebsk y en la región de Minsk nos hacen conocer el estilo de la vida guerrillera.

70 años que Belarús fue parte de la URSS cambiaron considerablemente la imagen de Belarús, convirtiéndola de una periferia agrícola del Imperio Ruso en un país industrial desarrollado.

Fue durante la época soviética cuando en Belarús aparecieron los gigantes industriales que siguen desempeñando un papel importante en la economía mundial: la Fábrica de Automóviles de Belarús (BelAZ), Fábrica de Automóviles de Minsk (MAZ), la Planta de Tractores de Minsk (MTZ), la Fábrica Metalúrgica de Belarús (BMZ) , Belaruskaliy.

Por tercera vez Belarús tuvo la oportunidad de ser el escenario donde se tomó la decisión sobre el destino del imperio, esta vez en la Unión Soviética. El 8 de diciembre de 1991 en un pequeño pueblo llamado Viskulí los jefes de Belarús, Rusia y Ucrania firmaron el acuerdo que puso fin a la existencia de la Unión Soviética.

Al obtener la independencia y la soberanía el país ocupó su propio lugar en el escenario político mundial. Hoy día la República de Belarús participa activamente en los eventos internacionales más importantes, escribiendo otro capítulo en el libro de la historia contemporánea. (Para más información véanse la sección “Política exterior”).

Las magníficas ruinas del castillo de Novogrúdok. Foto: Dmitri Borovski.