Language
Now in Minsk   The weather in Belarus

Inicio Cultura Arquitectura

Contribución de Belarús al tesoro mundial de la arquitectura

En la Edad Media Belarús fue llamada “tierra de castillos”. En cada 20 — 30 km se encontraban ciudades y pueblos fortificados bajo el amparo de los cuales vivía la población de los alrededores. Por el número de monumentos de arquitectura Belarús no cede ante cualquier otro país europeo. Por otra parte, muchas curiosidades belarusas no tienen iguales en el mundo.

El tesoro de la cultura mundial incluye Bielowezhskaya Pushcha, Castillo de Mir, complejo de palacio y parque de Nesvizh y Duga Struve. Los expertos de la UNESCO examinan atentamente unas dos docenas de lugares y monumentos ubicados en el territorio de Belarús que podrían ser incluidos en la Lista del Patrimonio de la Humanidad. Entre ellos figuran:

El canal Agustovsky es una estructura hidráulica única de la primera mitad del siglo XIX. Se trata de un sistema complejo de canales de agua, de ríos, lagos y compuertas navegables y aliviaderos de agua. Hay sólo tres canales en el mundo como éste: el canal Avgustovski, el Canal de Caledonia en el Reino Unido y el Canal de Gota en Suecia. Sin embargo, los canales británico y sueco no tienen la misma magnitud: los canales artificiales con una longitud total de unos 45 kilómetros unieron más de 35 km de ríos y 21 kilómetros de la superficie de lagos, nivelando el salto de 54 metros de la superficie del agua. El canal fue construido usando las últimas tecnologías de aquel entonces, basándose en la experiencia de los famosos canales alemanes, británicos y suizos. Este canal justamente se consideraba un logro de la ingeniería europea de su época. Gracias a él, están unidas todas las vías navegables de Europa Central y Oriental. La longitud total del canal es ahora de 102,5 kilómetros, de los cuales 22 km pasan por el territorio de Belarús (desde la frontera belaruso-polaca hasta la desembocadura en el Niemen).

La Catedral de Santa Sofía en Polotsk es un ejemplo brillante del barroco tardío en Belarús,  símbolo de igualdad (con la Segunda Roma — Constantinopla) y de competencia (con Kiev y Nóvgorod, donde había iglesias en honor de Santa Sofía). Este monumento de la arquitectura religiosa ha llegado hasta hoy día en la misma forma en que fue restaurado por el arquitecto Jan Krzysztof Glaubens.

La Catedral de Santa Sofía en Pólotsk es un brillante ejemplo del barroco tardío en Belarús. Foto: Alfred Mikus.

La Torre de Kamenéts es un monumento de la arquitectura defensiva del siglo XIII. El pilar de Kamenéts fue construido por orden del príncipe Vladímir Vasilkóvich entre los años 1276 y 1288 como elemento principal del sistema defensivo en la frontera occidental del Principado de Volyn. La torre redonda sin articulaciones horizontales ni verticales tiene un diámetro exterior de 13,5 metros, se eleva en la orilla del río Lesnaya a una altura de casi 30 metros. El grosor de las paredes de ladrillo rojo de la torre alcanza 2,5 metros.

La Iglesia de Borís y Gleb en Grodno fue construida en 1180 por el arquitecto Peter Milanega a orillas del río Niemen en un lugar sagrado de los paganos, en el pueblo Kolozhán. Es la iglesia cristiana más antigua de la región de Grodno. La Iglesia de Kalozh fue restaurada a principios de los siglos XVI-XVII. En los últimos dos siglos los deslizamientos de suelo de la alta ribera amenazaron repetidamente a este monumento de arquitectura religiosa.

La Iglesia de Borís y Gleb en Grodno. Foto: Dmitri Borovski.

El Convento femenino de San Nicolás en Moguiliov es un ejemplo de la arquitectura monumental religiosa de la escuela de Moguiliov, que se desarrolló en los siglos XVII — XVIII. Su rasgo característico es su hábil combinación de técnicas antiguas rusas y eurooccidentales de construcción de templos.

Las construcciones fortificadas de la Fortaleza de Brest. El 26 de abril de 2012 el monumento histórico de los tiempos del Imperio Ruso que se convirtió en el símbolo de la valentía del pueblo belaruso celebró su 170o aniversario. Al principio de su existencia, la fortaleza de Brest fue considerada una de las fortificaciones más sofisticadas del Imperio Ruso.

El Conjunto de Palacio y Parque de Gómel es un monumento arquitectónico de la segunda mitad de los siglos XVIII-XIX. El conjunto se compone de seis obras. Todos los edificios son monumentos que datan de los siglos XVIII-XIX. El monumento principal es el palacio de los Rumiántsev y Paskévich. La imagen de este complejo está presente en el billete de 20  000 Br del Banco Nacional de Belarús.

El conjunto arquitectónico de la Avenida de la Independencia en Minsk es una de las principales arterias de la capital, monumento del urbanismo soviético de gran valor arquitectónico tanto para el país como para todo el mundo. El estilo de edificios de la Avenida de la Independenciase caracteriza como “estilo imperio de Stalin”, y los edificios a su izquierda y derecha son casi imágenes especulares el uno del otro. El conjunto arquitectónico de la Avenida de la Independencia está incluido en la enciclopedia de 10 volúmenes “Arquitectura mundial de 1900-2002” entre mil mejores obras de la arquitectura mundial.

La arquitectura de madera de los pueblos de Polesie de Belarús en las regiones de Brest y de Gómel. En Europa casi no quedan iglesias parecidas a las iglesias belarusas construidas en los siglos XVI y XIX. En la región de Brest se han conservado 112 edificios religiosos de madera dignos de atención. 88 de ellos son llamados únicos, pues no hay dos templos idénticos. En algunos templos están instaladas las cruces creadas bajo la influencia del paganismo. Los expertos proponen fusionar las antiguas iglesias de madera y los edificios de Polesie en un complejo transfronterizo, llamado “Collar de madera”, que abarcará no sólo el territorio de las regiones de Brest y Gómel, sino también el territorio de Polonia y, posiblemente, de Eslovaquia.

Iglesia de Natividad de la Virgen en Muróvanka. Foto: Dmitri Borovski.

La edificaciones religiosas defensivas: son la iglesia de San Juan Bautista en Kamai, las iglesias en Muróvanka y Sýnkovichi.

La arquitectura contemporánea belarusa es también de mucho interés: el edificio original de la Biblioteca Nacional se menciona repetidas veces en las listas de diseños más singulares. Hoy día el “diamante” belaruso es no sólo un centro cultural y educativo único, sino un verdadero Santuario del Libro y también un lugar favorito de recreo de los habitantes de Minsk y los huéspedes de la capital. Desde la plaza de observación de la Biblioteca Nacional, ubicada a una altura de 72 metros, Minsk se ve como en la palma de la mano.

“Diamante" belaruso de conocimientos. Foto: Dmitri Borovski.