Language
Now in Minsk   The weather in Belarus

Inicio Turismo Tipos de turismo

Tipos de turismo

La naturaleza virgen de Belarús, los bosques y los pantanos singulares atraen a los partidarios del ecoturismo de todo el mundo. En el país hay cuatro parques nacionales: “Belovezhskaya Pushcha”, “Lagos de Bráslav”, “Prípiatsky”, “Narochanski”. La reserva de biosfera Berezinsky es el territorio protegido por el gobierno y el complejo turístico más interesante. Además de los parques nacionales y el sistema de reserva Berezinski, las áreas protegidas incluyen 85 reservas republicanas y 348 reservas locales, 305 sitios naturales a nivel estatal y 542 sitios naturales a nivel regional. Todos los parques nacionales ofrecen a los turistas paseos por senderos ecológicos. Una vez que Usted pasa por el sendero en el territorio del complejo natural “Lagos Azules”, respira profundamente el olor de agujas de pino y del bosque, admira los lagos del grupo Boldukski y sube a la torre de observación cerca del pequeño lago Glúbelka, para siempre quedará  cautivado por la belleza de la naturaleza belarusa.

Debido a los factores climáticos y curativos a base de hierbas medicinales, la presencia de aguas minerales y los barros curativos, Belarús atrae a los aficionados al turismo médico. La gente viene aquí para relajarse, restablecer las fuerzas y mejorar su salud en los balnearios. En Belarús cuenta con una base bien desarrollada de balnearios. Los balnearios de Belarús se especializan en el tratamiento de las enfermedades del  sistema circulatorio, sistema digestivo, sistema nervioso, sistema osteomuscular y del tejido conjuntivo, el tracto genital femenino y el aparato genitourinario, el sistema cardiovascular y el endocrino, el sistema músculo-esquelético, la piel y los ojos.

Los balnearios de Belarús disponen de equipos más modernos de diagnóstico y tratamiento. En total en el país funcionan cerca de 30 balnearios de diversos tipos.

Geográficamente Belarús se encuentra en el corazón de Europa, en la encrucijada de las rutas comerciales y militares lo que varias veces la convirtió en el campo de batalla. En las tierras belarusas tuvieron lugar batallas de la Guerra del Norte, durante las cuales fueron dañados muchos castillos belarusos y fue explotada la legendaria Catedral de Santa Sofía en Pólotsk. Durante más de dos años y medio en el actual territorio de Belarús, a través de la región de Miádel, Vileika y Smorgón, pasó el frente de la Primera Guerra Mundial. En estos lugares se han conservado los cementerios rusos y alemanes de la Primera Guerra Mundial. Hay numerosas evidencias materiales sobre la guerra en forma de fortificaciones de hormigón y terraplenes, puentes de piedra en ruinas sobre el río y ferrocarriles de vía estrecha, construidos por los ingenieros militares alemanes para avanzar profundamente en el Imperio Ruso. Para conmemorar a los fallecidos en la Segunda Guerra Mundial fueron creados magníficos monumentos en la fortaleza de Brest, en el lugar del pueblo quemado de Khatyn, en el campo de Buínichi cerca de Moguiliov. Las excursiones por los lugares de eventos dramáticos de la guerra serán interesantes para los seguidores del turismo histórico y militar. En el pueblo de Zabrodie no muy lejos de Naroch está el único monumento dedicado a la Primera Guerra Mundial. Durante muchos años el artista Borís Tsitóvich trabajó para crearlo. Según sus proyectos en el pueblo de Zabrodie fue construida la capilla ortodoxa de madera Borisoglebskaya en honor a los caídos en batallas de la Primera y Segunda Guerras mundiales. En el bosque que está cerca del pueblo fue levantado el monumento a los soldados caídos durante la Primera Guerra Mundial. Cada año el 9 de mayo aquí se conmemoran los soldados caídos durante ambas guerras mundiales.

Las iglesias de Belarús despiertan el interés de los aficionados a la historia y arquitectura: en el país que durante mucho tiempo ha sido “cruce de caminos” europeos se puede ver iglesias católicas y ortodoxas, sinagogas, mezquitas tártaras, iglesias de madera de los viejos creyentes. Esto da muchas oportunidades para el turismo religioso. Cada año miles de peregrinos visitan el Monasterio Ortodoxo Belaruso más grande, monasterio de Santa Uspenskaya de Zhiróvichi, donde se conserva la milagrosa imagen de Nuestra Señora de Zhiróvichi. El 13 de septiembre se celebra la fiesta patronal de Nuestra Señora de Yúrovichi. Cada año este día en honor a la milagrosa imagen se celebra la procesión que va desde Mózyr hasta Yúrovichi. Cada año, a principios de julio, miles de peregrinos acuden a la modesta aldea Budslau, donde en la magnífica iglesia barroca se guarda el milagroso icono de la Madre de Dios de Budslav.

Hay viajeros que visitan el país no para conocer sus monumentos y su naturaleza, sino para encontrar nuevos socios de negocios, visitar exposiciones especializadas o participar en diversos seminarios. En Belarús existen todas las condiciones para el turismo de negocios. En los hoteles que están interesados ​​en atraer a los viajeros de negocios, los huéspedes tienen no sólo el alojamiento, sino también servicios adicionales requeridos en la habitación, tales como acceso a internet en la habitación, restaurante, piscina, aparcamiento vigilado, reservación de billetes para el avión y ferrocarril, puestos para cambiar la divisa, etc. La posición geográfica de Belarús es su ventaja en el desarrollo del turismo de negocios, ya que es muy conveniente celebrar exposiciones internacionales, jornadas de trabajo, conferencias y reuniones de negocios en el centro de Europa. Un lugar ideal para celebrar simposios de negocios es el nuevo edificio de la Biblioteca Nacional de Belarús. En los 25 pisos del edificio se ubican 20 salas de lectura, la biblioteca cuenta con cerca de 14 millones de publicaciones, entre las cuales hay cerca de 70 mil libros y manuscritos impresos antiguos. Aquí funcionan galerías de arte y de fotos, funciona el museo único del libro, el centro de acceso a Internet, Centro Internacional de Prensa, una sala de conferencias para 450 personas.

Después de que las negociaciones, Usted puede organizar excursiones al aire libre o a una finca rural para charlar de manera informal.

En los últimos años, en Belarús se desarrolla activamente el turismo nostálgico. Muy a menudo, los viajes de estilo nostálgico se efectúan por los residentes de la CEI, así como los de Polonia e Israel. El encuentro con la patria es siempre muy emocionante… Aquellos quienes asocian Belarús sólo con sus padres de origen belaruso, quieren ver la tierra de sus antepasados para encontrar tumbas de los familiares, y si tienen suerte, conocer las personas que los recuerdan.

El turismo rural en Belarús es la oportunidad de volver a sus raíces, conocer las características etnográficas de cada región de Belarús, y además, sumergirse en una vida simple rural que fluye a ritmo lento y medido. Precisamente así vivieron nuestros abuelos y bisabuelos. Aquí, en los rincones perdidos de Belarús, se puede sentir el espíritu de la eternidad. Aquí flotan olores extraordinarios de la hierba recién cortada y del heno en el verdadero henal, del pan recién horneado y prados en flor. El turismo rural es también leche fresca y queso casero, huevos caseros obtenidos directamente del pollo, y no comprados en el supermercado cercano. Hoy día el turismo rural de Belarús está en auge: en el país hay cerca de 1.500 fincas rurales. La mayoría de ellas se encuentra en las zonas cercanas a ríos pintorescos, lagos y bosques, y sus dueños no sólo proporcionan el alojamiento, sino también pueden organizar las excursiones por la zona.

En muchas fincas rurales de Belarús se celebran festivales originales que atraen a los aficionados al turismo de eventos. En el distrito de Rossony se celebra el festival de turismo rural “Zaborski Festival” y el festival de los caballos belarusos. La finca “En la calle Zaréchnaya” (el distrito de Kobrin, región de Brest) es sede de la competición culinaria tradicional “Dulces de Polesie”, en la aldea Kamarovo (el distrito de Miádel, región de Minsk) se celebra la feria de artesanía local “Komarovo, círculo de días”. La finca “Peschani Béreg” (el distrito de Býhov, región de Moguiliov) a  finales de verano invita a todos los pescadores y los aficionados a canciones de bardos a la “Gran bardo-pesca”.

A principios de mayo en Túrov se celebra el Festival tradicional de chorlitos que atrae a los aficionados a la naturaleza de todo el país. El festival se celebra junto al prado único de Túrov que es uno de los sitios más importantes para la anidación y la parada de aves de humedales durante sus migraciones. Precisamente aquí está el asentamiento más grande estable en Belarús de chorlito (Xenus cinereus) registrado en el Libro Rojo de la República de Belarús.